Saltar al contenido

Bill Gates ¿Héroe o villano? ¿Por qué es la imagen del nuevo orden mundial y las teorías conspirativas?

    Bill Gates conspiración

    Vacunas que alteran el ADN, microchips y nanobots que se conectan a las antenas de 5G, virus de diseño, vacunas esterilizantes, reducción de la población. Miles de teorías conspirativas en torno a Bill Gates y al evento 201. ¿Pero qué hay de verdad sobre esto?

    Empresario, visionario, filántropo, pero también un hombre obsesionado con las teorías maltusianas, el cambio climático y las pandemias. Son las dos caras del fundador de Microsoft, Bill Gates, y el motivo por el que está en la picota de las teorías conspirativas.

    Antes de la pandemia del covid-19, todas las miradas apuntaban a George Soros. Hasta el propio Bill Gates admite estar sorprendido de este repentino cambio. Es más, se empeña en defenderse de todas y cada una de estas acusaciones, la mayoría, dicho sea de paso, muy rocambolescas.

    Pero recordemos que el escándalo de Watergate o las muertes por culpa del tabaco empezaron siendo teorías de la conspiración. Intentemos averiguar qué hay de cierto en torno a la figura de Bill Gates, porque detrás de muchas teorías siempre se esconde algo de verdad.

    Descartando las ideas más rocambolescas: Las vacunas llevan microchips y nanobots que se conectan a las antenas de 5G.

    Antenas 5G y microchips

    Como decía Sherlock Holmes: «Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad». Por ello empezaré descartando las ideas más extrañas:

    Ponerle un chip a un perro cuesta entre 40€ y 50€, la vacuna de Pfizer 15,50€. Puede que perder 25€ por inyección no sea mucho para un millonario, pero si lo multiplicas por la población mundial, son 157.789.732.440€ en pérdidas. Más dinero del que tiene Bill Gates (108.000.000.000€).

    A esto sumémosle el tamaño del microchip, que no pasaría desapercibido al ojo humano. Esto nos obligaría a usar nanobots: cuya tecnología está en pruebas y es mucho más cara.

    Vacunas covid Bill Gates

    Sin esta tecnología difícilmente la vacuna puede conectarse a las antenas 5G. ¿Por qué no? Ni los componentes orgánicos, ni los virus tienen la capacidad de comunicarse telepáticamente con las antenas 5G. Y si tienes dudas, prueba a intentar hacer una llamada a un amigo solo con pensarlo.

    Tampoco nos olvidemos de que Bill Gates no tiene el monopolio de las vacunas. La de AstraZeneca, Johnson and Johnson y la de Novavax han surgido de sus investigaciones, pero otras no. Por lo tanto, esta teoría y sus múltiples variantes es cuando menos, improbable. 

    Entonces, ¿de dónde surgen estas ideas?

    El evento 201: el ensayo del foro de Davos sobre los efectos que tendría una pandemia de coronavirus. ¿Casualidad o conspiración?

    Bill Gates ha sido una de las personas más implicadas en la crisis del coronavirus. Es el principal benefactor de la OMS (Organización Mundial de la Salud), accionista en las principales farmacéuticas y conferencista en varios documentales sobre pandemias.

    En 2019 se le podía ver en el documental de Netflix En pocas palabras en el capítulo La próxima pandemia, hablando del tema. También lo había advertido con la gripe en la docuserie Pandemic: cómo prevenir un brote, también en Netflix.

    Y es que la obsesión de Bill Gates con las pandemias viene de lejos. Ya en 2015 se le podía ver advirtiéndonos el riesgo real de una pandemia en la famosa charla TED que dio en Vancouver.

    Pero sin duda lo que hizo saltar todas las alarmas fue el evento 201. Un ejercicio realizado por el foro de Davos y financiado por la fundación Bill y Melinda Gates sobre los efectos de una pandemia. 

    Un ensayo que tuvo lugar en Nueva York en octubre de 2019, con 15 expertos y 130 invitados. Puede verse completo en el canal de comunicación de centerforhealthsecurity  del Johns Hopkins Center for Health Security. Abajo os dejo el vídeo original y arriba el principal subtitulado.

    Evento 201 conspiración y ensayo del coronavirus

    El virus elegido para el evento 201 no fue otro que un coronavirus similar al SARS, pero más transmisible gracias a las personas asintomáticas. Al igual que ocurriría meses más tarde, se limitaba el movimiento, se censuraba la información en internet y se desataba una crisis internacional.

    Las consecuencias finales fueron 18 meses hasta tener las primeras vacunaciones masivas y 65 millones de muertes. En cuanto a los términos económicos (lo que analiza el foro de Davos) fue de una caída del 11% del PIB y del 20% en las bolsas.

    Aunque todo parece indicar que las cifras de muertos en la realidad serán menores y las económicas mayores, lo cierto es que el paralelismo es cuanto menos sospechoso. ¿Cómo es que Bill Gates llegó a clavarlo tanto en su informe?

    La fundación Bill y Melinda Gates: fuente de las teorías conspirativas. Como una ONG fundada para limpiar la imagen de Microsoft acabó por comprar a la OMS

    Fundacion Bill y Malinda Gates fuente de conspiraciones

    Como dijo la revista Político: «hay millonarios que se compran una isla y Bill Gates se ha comprado la Organización Mundial de la Salud». Y no es un tema baladí, ya que quien paga manda. Comprar la OMS le ha permitido dar forma a la política pública a nivel mundial en el ámbito de la sanidad y el medio ambiente.

    Al aportar el 14% de los fondos decide los protocolos de actuación, las campañas de vacunación y las recomendaciones del mayor organismo médico del mundo. Y lo mejor, sin que nadie le haya elegido para el cargo.

    Bill Gates es invitado a cumbres políticas como el G20 o el Foro de Davos. Allí es tratado como un jefe de estado. Pero, ¿cómo consiguió el magnate acumular semejante poder político y actuar en tantos países?

    Bill Gates joven

    Hay que retroceder a cuando era fundador de Microsoft para entender cómo Bill Gates llegó a controlar la política de vacunación a nivel mundial. Cuando saltó a la fama, gracias a la creación del sistema operativo Windows, su imagen pública distaba mucho de ser idílica.

    Se le conocía por ser un empresario duro, obsesivo, muy controlador y algo histérico. Nada que ver con el aura de  genialidad y carisma que rodeaba al fundador de Apple: Steve Jobs.

    Por si esto fuera poco, el 18 de mayo de 1998 el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una demanda antimonopolio contra Microsoft. En solo 23 años la empresa dominaba por completo el mercado de los ordenadores personales.

    Juicio a Bill Gates

    Microsoft se libró por los pelos en el año 2000 de ser dividida tras ser declarada monopolio ilegal. Esto debido a que los abogados consiguieron llegar a un acuerdo judicial en el que se comprometían a liberar parte del software. 

    Y mientras Microsoft estaba en el punto de mira, Bill Gates experimentó una de las mejores campañas de imagen pública de la historia. Sus asesores le ayudaron a transformar su imagen de frío tecnólogo en la de un carismático filántropo.

    La bandera de esta metamorfosis sería ni más ni menos que la Fundación Bill y Melinda Gates. Desde ese momento, el multimillonario dirige gran parte de su dinero y esfuerzo en combatir lo que él consideraba el gran problema del mundo moderno: la superpoblación. 

    Para hacer frente a esta amenaza, Bill Gates optó por una estrategia muy particular: financiar a la OMS. De este modo, no solo queda como un héroe y filántropo, sino que controla la política de vacunación de la Organización Mundial de la Salud.

    Bill Gates: Superpoblación, vacunas, pandemias y teorías de la conspiración

    Bill Gates poniendo vacunas en África

    La inspiración para esta cruzada le viene de su padre: William Henry Gates. Este había trabajado para el gobierno de Estados Unidos en el informe Kissinger del presidente Nixon sobre los peligros de la superpoblación.

    El informe Kissinger exponía que el crecimiento de la población en los países menos desarrollados (PMA) representaba un problema de seguridad nacional para EE.UU. Por lo tanto se debían implementar medidas de control poblacional en esos países.

    Entre estas medidas estaba promocionar la anticoncepción, la incorporación de la mujer en el mercado laboral y el aborto. Para ello se debía influir en los líderes nacionales, usar  los medios de comunicación masiva y crear ONGs que difundieran el mensaje.

    Informe kissinger

    No es de extrañar entonces que cuando William Henry Gates crea la Fundación Bill y Melinda Gates, optara por darle como misión principal controlar la natalidad en el mundo.

    Para evitar un apocalipsis provocado por la falta de recursos naturales a causa de la superpoblación, Gates optó por una política que podría resultar contradictoria: Promover la vacunación masiva en el tercer mundo.

    La teoría que alimenta esta política es que, reduciendo las tasas de mortalidad infantil y eliminando la pobreza, las parejas elegirán tener menos hijos. Una teoría no exenta de lógica, ya que la historia nos dice que, cuando la tasa de supervivencia es alta, se tienen menos hijos.

    Al igual que sucedía en Occidente hasta la creación de las vacunas, en el Tercer Mundo se tienen muchos hijos como una forma de inversión. Si llegan a la mayoría de edad uno de cada tres niños, tienen que tener entre seis y doce para asegurar la continuidad familiar.

    Si a esto añadimos mejoras médicas, educación y métodos anticonceptivos, sobre el papel, el plan de Bill Gates debería funcionar. Por desgracia se necesitaran tres o cuatro generaciones para que veamos si tiene o no razón. 

    Bill Gates poniendo vacunas de la polio en Africa

    ¿Y mientras tanto qué? Pues aquí es donde surge la controversia. Necesitaremos los recursos de varios planetas para alimentar a todos esos niños que ahora sí llegarán a la edad adulta. Por lo tanto, lo que a la larga puede ser una gran estrategia, a corto y mediano plazo es la receta perfecta para el colapso.

    Es por ello que ha surgido la teoría de que las vacunas de la Fundación Bill y Melinda Gates, aparte de inmunizar, cumplen una segunda función. Esta segunda función sería la de esterilizar o reducir la fertilidad de los receptores.

    De hecho en Asia, Latinoamérica y África tienen varias denuncias por ello: muchas, dicho sea de paso, parten del movimiento antivacunas. Pero en Ghana, Kenia o la India, se les han sumado médicos y misioneros provacunas tras descubrir componentes abortivos en la vacuna del tétanos. ¿Negligencia médica o conspiración?

    Sea como sea, lo cierto es que a día de hoy la Fundación Bill y Melinda Gates financia las campañas de vacunación de las principales ONGs y organizaciones del mundo. Hasta tal punto que las prioridades de Gates se han convertido en las prioridades de la OMS.

    La visión del mundo de Bill Gates.  Pasaporte médico universal, control del clima, desaparición del dinero físico, energía nuclear  y otras cosas que están por venir. ¿Tecnologías disruptivas o una conspiración en toda regla?

    Centrales nucleares de cuarta generación

    Mientras que los pobres vemos el dinero como un fin, los ricos lo utilizan para conseguir cosas. Cosas como crear un mundo a imagen y semejanza de lo que creen que debería ser.

    Puede que esto suene a una utopía, pero recordemos que vivimos en el mundo que Bill Gates imaginó hace cuatro décadas. Un mundo donde cada persona tuviera su ordenador personal, internet en cada casa y la tecnología fuera accesible.

    En la actualidad, el magnate se centra en proyectos como un pasaporte médico universal, el control del clima o la desaparición del dinero físico. Otra de las propuestas es sustituir los combustibles fósiles por energía nuclear.

    Seamos realistas: las renovables no sirven para mantener la creciente demanda mundial de energía. Es por ello que Bill Gates es un gran defensor de la energía atómica. Para promoverla fundó en 2006 la empresa Terra Power.

    El objetivo era crear unas centrales nucleares de nueva generación. Para ello contrató a los mejores físicos e ingenieros  y el resultado ha sido el reactor de onda de propagación. Un reactor nuclear que usa uranio empobrecido: los desechos de las centrales nucleares actuales.

    Esto solucionaría el problema de los desechos radioactivos. Y para paliar los posibles escapes, el riesgo de explosiones y reacciones en cadena, se usaría sodio como refrigerante en lugar de agua.

    Pero la energía nuclear no es el único proyecto de Bill Gates para reducir los efectos del cambio climático. Su gran proyecto va mucho más allá y trata de manipular el clima y enfriar el planeta.

    La prueba del proyecto SCoPEx consiste en reflejar parte de la luz del sol de vuelta al espacio mediante aerosoles de carbonato de calcio. El problema es que el remedio puede ser peor que la enfermedad y acabemos cargándonos la capa de ozono o provocando una glaciación como en Snowpiercer.

    Las voces en contra no se hicieron esperar y el gobierno sueco tuvo que cancelar el experimento. Bill Gates ya está buscando otros países que lo dejen realizar la prueba y no dudéis que encontrará candidatos.

    Si hay superpoblación y cambio climático, lo tercero que faltará serán alimentos y agua para todos los seres humanos. Es por eso que despacito y sin hacer ruido, Bill Gates se ha convertido en uno de los mayores terratenientes del mundo. El primero de Estados Unidos con 97.000 hectáreas de terreno agrícola: más que un país pequeño.

    Campos de cultivo

    Pero son las dos últimas propuestas las que elevan, la particular imagen del mundo de Bill Gates, a la categoría de distopía o tecno-dictadura. La primera es la digitalización del dinero y la segunda es el certificado digital global.

    La excusa para hacer desaparecer el dinero físico es eliminar la economía sumergida y el dinero negro. A priori, una idea genial, pero que elimina por completo la privacidad de nuestras compras. Sobre esto escribiré un artículo más adelante, por lo que no me explayaré.

    En cuanto al certificado digital global, se parece mucho al pasaporte médico universal o pasaporte de covid que se empieza a implantar en occidente. En él irá no sólo nuestro historial médico, sino también el familiar, laboral, crediticio, policial y de compras.

    pasaporte covid bill gates

    Un sistema de control perfecto que, con la excusa de saber quién tiene el virus o ha sido vacunado, se puede implantar con facilidad. Por que admitámoslo, estas dos últimas medidas seducen por igual a las democracias y dictaduras de todo el mundo.

    Sin duda, alrededor de la figura de Bill Gates están surgiendo muchísimas teorías de conspiración. Muchas exageradas y fantasiosas. Otras fácilmente comprobables, porque si algo caracteriza al magnate es que dice abiertamente lo que piensa.

    Bill Gates ya logró su sueño de que todo el mundo tuviera acceso a internet y un ordenador en el bolsillo. El nuevo mundo que imagina incluye la reducción de la natalidad, el control del individuo, los alimentos y el clima para evitar el desastre. 

    Puede que sus intenciones sean buenas, pero ¿cuáles son las consecuencias de sus actos? ¿Crees que Bill Gates es un héroe, un filántropo o un villano? ¿Conseguirá implantar sus ideas y crear un nuevo orden mundial? Deja tus comentarios y suscríbete para estar informado.

    14 comentarios en «Bill Gates ¿Héroe o villano? ¿Por qué es la imagen del nuevo orden mundial y las teorías conspirativas?»

    1. Una gran descripción de todo el panorama entorno a la figura de Bill Gates y sus relaciones directas o indirectas con los acontecimientos que nos rodean. Valoro mucho que una crítica tan objetiva y bien fundada

    2. Muchas gracias por la información. Ahora se que vacunas pertenecen a Bill Gates y esas no me las pondré. Esperaré a la Española para vacunarme, que son los únicos que están siguiendo los protocolos de seguridad de toda la vida.

    3. Lo de vacunar a los niños de África para que dejen de tener tantos hijos en 3 o 4 generaciones está muy bien. Pero a ver cómo vamos a dar de comer a toda esa gente cuando crezca. Es pan para hoy y hambre para mañana.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    nv-author-image

    Hija de Kukulkán

    Investigadora anónima. Superviviente de una secta del fin del mundo y especialista en sacar a la luz conspiraciones.