QANON, UN AÑO DEL ASALTO AL CAPITOLIO

QANON, UN AÑO DEL ASALTO AL CAPITOLIO

En el mundo de las conspiraciones hay tres tipos de amantes de las teorías conspirativas: los que las analizan, los que solo creen algunas de ellas y luego está QAnon. QAnon era una comunidad desconocida fuera de Estados Unidos, hasta que el 6 de enero de 2021 sorprendieron al mundo asaltando el Capitolio.

¿Pero cómo se llegó a esa situación? ¿Cómo un grupo de personas se organizaron para asaltar el Capitolio? ¿En qué creían? ¿Se podría haber evitado? ¿Puede volver a suceder? “Está usted a punto de experimentar el asombro y el misterio que se extiende desde lo más profundo de la mente, hasta más allá de… QAnon.» 

PIZZAGATE LOS ORÍGENES DE QANON Y EL ASALTO AL CAPITOLIO

Fachada de Comet, la pizzeria del Pizzagate

Intentaré resumir esta teoría conspirativa para dummies, ya que es más compleja que la trama de Interstellar. Lo primero es tener claro que las creencias de los seguidores de QAnon son más parecidas a las de una secta que a las de otras teorías con más fundamento.

Los origenes de QAnon se remontan al Pizzagate, una teoría de la conspiración que afirmaba que el director de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, operaba una red clandestina de pedofilia. El lugar donde tenían lugar los encuentros era una pizzería de Washington DC (Comet Ping Pong) frecuentada por artistas y políticos.


La constante desinformación al respecto proveniente de YouTube y redes sociales, provocaron que el 4 de diciembre de 2016 Edgar Maddison Welch entrara armado con un rifle en la pizzería para liberar a los niños secuestrados. Por fortuna, no hubo que lamentar muertos y tampoco aparecieron menores en la trastienda.

Declaraciones de Edgar Maddison Welch antes de asaltar la pizzería

Q, EL LÍDER DE QANON

Tras verse que era una teoría fraudulenta, lejos de terminar, el movimiento cogió fuerza con la aparición de Q. Q es un usuario anónimo del foro 4chan (el Forocoches estadounidense). El 28 de octubre de 2017, Q. empezó a subir imágenes sobre un supuesto complot del “estado profundo”contra el presidente Trump y firmadas con la letra Q. 

Seguidora de Qanon disfrazada de la Estatua de la libertad
Seguidora de QAnon

Las publicaciones de Q eran crípticas. Muchas contenían preguntas diseñadas para guiar a sus lectores a descubrir la verdad por sí mismos a través de una investigación. En otros emitía contundentes predicciones como detenciones o investigaciones abiertas.

A día de hoy, todavía no se sabe quién es Q, aunque aseguró ser un funcionario gubernamental de alto nivel con autorización Q. 

Las teorías abogan por un oficial de inteligencia, un miembro de la administración Trump, un miembro de la administración de Biden (con el objetivo de desprestigiar al adversario),  Cicada 33.01 (una organización de acertijos) o una broma que acabó adquiriendo vida propia.

Imagen de soldados estadounidenses con una Q que favoreció el crecimiento de QAnon
¿Dónde está Q?

Lo de hacerse pasar por empleados rebeldes de las agencias gubernamentales no es nada nuevo.  En internet son comunes las publicaciones anónimas de personas que aseguran tener acceso a información secreta. Cuando Trump ganó las elecciones, muchas cuentas de Twitter aseguraban estar trabajando en la sombra para derrocar al presidente, detenerlo y colocar a Hillary Clinton en su lugar.

Pero el caso de QAnon es diferente, principalmente porque lejos de apagarse, fue creciendo. Esto se debe a la fuerte división política que existe entre demócratas y republicanos. y que se esfuerzan en acrecentar (y que tiene su réplica en el resto del mundo). El marketing que algunos influencers le hicieron y los algoritmos de las redes sociales hicieron el resto.

¿QUÉ ES QANON? ¿EN QUÉ CREEN SUS SEGUIDORES?

Protagonistas del Asalto al capitolio con insignias de Q y Trump.

QAnon son los seguidores de Q. El nombre proviene de Q + Anon (anónimo), con lo que el nombre del grupo significa Q anónimo. Las teorías de conspiración de QAnon se basan en que hay una lucha del Estado profundo y el Partido Demócrata contra Donald Trump.

Recordemos que mientras Obama fomentó el crecimiento de las Big Tech, Trump trató de reducir el poder de las grandes compañías tecnológicas, bancos y otras grandes empresas.  No es de extrañar que esta teoría resultara creíble para algunos, y que muchos vieran al Partido Demócrata capaz de amañar unas elecciones para llegar al poder. Mucho más si Donald Trump les da coba.

Pero agárrense a sus asientos porque el show acaba de empezar. Al principio dije que las creencias de los seguidores de QAnon se parecían a las de una secta. Según la narrativa de QAnon, el Partido Demócrata había sido invadido por una secta satánica que hace sacrificios humanos, sodomiza a niños y practica el canibalismo.

Por contrapartida, Donald Trump sería un ser de luz enviado por las fuerzas del bien para luchar contra las del mal. Si piensas que estoy mintiéndote, te dejo abajo un vídeo con declaraciones de algunos líderes de QAnon para que lo compruebes por ti mismo.

Como si de un oráculo se tratara, Q ha estado dando predicciones sobre detenciones de políticos, extradiciones y disturbios. Muchos de ellos no se han producido, pero después de años de narrativas circulares, sus seguidores los justifican con cambios de agenda o poderes en la sombra que impidieron la revolución.

Cualquiera pensaría que tras muchas predicciones falsas, la gente se desalentaría y dejaría de pertenecer a QAnon: pero no. Lo cierto es que cuando uno dedica mucho tiempo, dinero y esfuerzo a seguir un proyecto o creencia, romper con él es difícil: produce dolor. Solo tenéis que pensar en la cantidad de autónomos que no llegan a final de mes y aún así siguen con sus negocios por años.

¿Cómo el movimiento QANON llegó a asaltar el capitolio?

Manifestantes del asalto al capitolio

En 2018 el FBI había arrestado a un miembro de QAnon con explosivos que pretendía hacer estallar en Illinois. Meses después detuvieron a otro por secuestrar una carretera pidiendo como rescate que se publicaran los correos de Hillary Clinton relacionados con la pederastia.

Y con un ambiente tan caldeado, se produjeron las elecciones estadounidenses. Ganó Biden por una estrecha mayoría y Donald Trump acusa al Partido Demócrata de amañar las elecciones. En honor a la verdad, fue el Partido Demócrata el que empezó acusando a Trump de amañar las elecciones, pero cuando ganaron dejaron de gritar esas consignas.

Seguidores de Qanon durante el asalto al capitolio

En el ideario de QAnon, la democracia estaba en juego y había que salir a defenderla. Por los foros se empezó a hablar de asaltar el Capitolio e impedir el nombramiento de Biden. Y para terminar de rizar el rizo, Donald Trump les animó a rodear el Capitolio (no a entrar).

El resto es historia: una masa de gente convencida de estar haciendo lo correcto asaltó el Capitolio. Unos vestidos de Búfalo Bill, otros con banderas y algunos con armas. Todos en una especie de psicosis colectiva más propia de una secta que de un movimiento democrático.

No lograron su objetivo: que Trump se quedara. Tampoco se destapó la supuesta trama satanista y pedofila. Pero, ¿eso hizo que desaparecieran? Lo cierto es que no. Es más, el asalto al Capitolio hizo que los conocieran en todo el mundo y desde entonces han ganado fuerza en Europa y América Latina.

Imágenes más impactantes del asalto al Capitolio

Y es que en estos tiempos donde la gente ya no sabe en qué creer, llena de políticos oportunistas de toda clase de ideologías, muchos están dispuestos a creer en cualquier cosa. 

Las ideologías extremistas que juntan política, descontento social, uso de la violencia, un gran enemigo al que hay que abatir y mesías de salvadores abundan en las crisis. Solo hay que mirar al pasado y ver cómo ideologías tan dispares como el  comunismo, el anarquismo o el nazismo germinaron como hoy lo hace QAnon.

Todas se aprovecharon de la comunicación de masas y en unos tiempos como los actuales, en los que los algoritmos nos pueden meter en un laberinto del que es imposible salir, se hace más imprescindible que nunca pensar por uno mismo. 

10 comentarios en «QANON, UN AÑO DEL ASALTO AL CAPITOLIO»

  1. El asalto al Capitolio fue alucinante, pero lo verdaderamente preocupante es saber que la humanidad está tan dividida y tan fanatizada. Eso demuestra que somos unos inmaduros, que no sabemos perder, ni siquiera en unos países democráticos, donde cada cuatro años hay nuevas elecciones que pueden dar la vuelta a la tortilla. Muy triste, la verdad.

    1. Fanáticos va a haber siempre, el verdadero problema es que desde las instituciones se está fomentando el fanatismo y en vez de la excepción empieza a convertirse en la norma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nv-author-image

Hija de Kukulkán

Investigadora anónima. Superviviente de una secta del fin del mundo y especialista en sacar a la luz conspiraciones.